La poesía de los e-soliloquios

Noche del insecto – José Emilio Pacheco

En la noche del insecto hay un minuto en qué se pregunta a qué sabrá sentirse humano. El tema no le interesa demasiado: se considera superior a nosotros. Es inmortal, no piensa en la muerte ni se imagina que ahora mismo voy a aplastarlo.

Ocupa con naturalidad un sector del mundo una ración de tiempo. No se enreda en consideraciones filosóficas. Su Nada es un abismo del que nunca sabremos. Por eso en cada encuentro nos miramos con total desconfianza y mutua hostilidad. Tengo miedo.

José Emilio Pacheco – La edad de las tinieblas

Mosquito 1/4
En su discurso en la recepción del Premio Cervantes, José Emilio Pacheco dijo: “Me gustaría que el premio Cervantes hubiera sido para Cervantes”. Me adhiero a su deseo, pero me alegro por todos los que gracias a este premio leerán algún escrito, algún poema, de José Emilio Pacheco.

Sirva esta entrada de modesto homenaje a este poeta impagable. Gracias maestro.



Anuncios

9 pensamientos en “Noche del insecto – José Emilio Pacheco

  1. Y dejando a un lado la hostilidad de las miradas, seguiremos mirado unos para otros con la, inquieta, desconfianza rondando los párpados cansados de separar la niebla.

    Por supuesto leeré a José Emilio Pacheco.
    Gracias Esoliloquio, gracias por mostrarnos su humildad… (Tan escasa)

    Un abraciño, amigo

  2. Nunca se sabe con certeza lo que pretendió es autor pero a mí ese: “Por eso en cada encuentro nos miramos con total desconfianza y mutua hostilidad. Tengo miedo.” me recuerda algunas maneras de relacionarnos habituales. Miquel Hernández dice: “oscuros, siempre remisos”. Y así nos va. Tenemos miedo.

    En todo caso, leer a Pacheco es una auténtica delicia.

    Un abrazo, Juana

  3. Tenemos miedo y el miedo es nuestra propia imagen trasladada de lo mas profundo de nosotros.

    Si fueramos como el insecto la nada, el vacio, sin objeciones y sin tabues aprendidos, ¿como nos hiria?

    La filosofia zen es precisa en esto, ser sin mas, sin mas trascendencia.

    Con alma de insecto.

    Silver

  4. Tememos a los demás, desconfiamos y por esta desconfianza perdemos una buena parte de la felicidad que aporta el dar y recibir.
    Otro problema está en no habitar el momento. Vivimos muy pendientes de lo que vendrá a partir de lo que ha sido y dejamos poco espacio para lo que es.

    Un saludo

  5. La mosca juzga a miss Universo
    de Jose Emilio Pacheco

    Qué repugnantes los humanos.
    Qué maldición
    tener que compartir el aire nuestro con ellos.

    Y lo más repulsivo es su fealdad.
    Miren a ésta.
    La consideran hermosísima.
    Para nosotras es horrible.
    Sus piernas no se curvan ni se erizan de vello.
    Su vientre no es inmenso ni está abombado.

    Su boca es una raya: no posee
    nuestras protuberancias extensibles.
    Parecen despreciables esos ojillos
    en vez de nuestros ojos que lo ven todo.

    Ascos y dolor nos dan los indefensos.
    Si hubiera Dios no existirían los humanos.
    Viven tan sólo para hostilizarnos
    con su odio impotente.

    Pero los compadezco: no tienen alas
    y por eso se arrastran en el infierno.

    Un grande que conocí hace poquito 🙂
    http://losupeencuantotevi.blogspot.com/2010/06/jose-emilio-pacheco.html

  6. Un grande, uno de los más grandes, no hay duda.

    No conocía esta visión de la mosca de miss universo. Gracias por tu aportación.

    Un saludo

  7. Pingback: Un mosquito « e-soliloquio

  8. Pingback: Homenaje a José Emilio Pacheco | e-soliloquio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s