La poesía de los e-soliloquios

La sonrisa de los días soleados

Estábamos sentados en la orilla del día: dos poetas, absor-         tos en discusión sobre la poesía, y yo         que escuchaba calladita. –La poesía – insistía el primero, sin gota de du-         da – es sencillez. Debemos arrancarla         de los torbellinos de lo complicado. ¡Basta de tanta opacidad! –¡Al revés! –contrariaba el otro, con convicción no … Sigue leyendo

La poesía de los e-soliloquios

Visiones sobrenaturales

[Entonces te vuelve] entonces te vuelve la inmensidad sobre el maruna fila de gaviotas y la cola de una estrellafugaz en el cielo un vuelo de barcas yel rastro de un barcote concentras buscando visionessobrenaturales peroenseguida lo dejas correr si remueves flotan cadáveres. Antonia Vicens Las visiones sobrenaturales son, posiblemente, las más naturales. Dejar que … Sigue leyendo

Autoayuda

Infierno

Iría al paraíso, pero con mi infierno; solo, no. Antonio Porchia – Voces La concisión del haiku, la precisión al servicio de la poesía. Breve, hermoso, incisivo. Trágicamente cierto; la imposibilidad de dejar atrás nuestro infierno, como si desposeídos de él no fuésemos nadie, no fuésemos nada. Una lúcida reflexión que nos invita a liberarnos … Sigue leyendo

Autoayuda

Preparados

Como sólo me preparo para lo que debiera sucederme, no me hallo preparado para lo que me sucede. Nunca. Antonio Porchia – Voces El mundo de las evidencias no deja de sorprenderme. Habitamos en la repetición; todo se repite: la decepción, el dolor por la pérdida, el calor de la amistad, el amor no correspondido… … Sigue leyendo

Atención plena

Desafiar

Sin elección, no hay devoción. Todo dios puede ser desafiado.  La devoción es valiosa sólo cuando se tomó una decisión consciente de seguir ese curso.  No es aceptable tener una religión en que la alternativa a la fe es el castigo -así es como entrenas a los perros, no como desarrollas personas.  La espiritualidad es … Sigue leyendo

Atención plena

Altares

El altar es una herramienta. Si nos arrodillamos ante él y decimos que hemos hecho mal, en realidad estamos diciéndonos eso a nosotros mismos. Si damos gracias por nuestra buena fortuna, estamos expresando nuestro modesto agradecimiento por la buena suerte. No hay una fuerza exterior escuchándonos. No hay castigo divino por nuestra maldad. El altar … Sigue leyendo