La poesía de los e-soliloquios

La sonrisa de los días soleados

Estábamos sentados en la orilla del día: dos poetas, absor-
        tos en discusión sobre la poesía, y yo
        que escuchaba calladita.

–La poesía – insistía el primero, sin gota de du-
        da – es sencillez. Debemos arrancarla
        de los torbellinos de lo complicado. ¡Basta de tanta opacidad!

–¡Al revés! –contrariaba el otro, con convicción no menor–.
        La poesía está hundida en los bancos de arena movediza
        de lo elemental. Debemos arrastrarla hacia lo hondo del
        pensamiento. ¡Estoy harto de cascabillo
        masticado!

La discusión se batía ora en esta y ora en la contra-
        ria orilla y cada vez más espuma saltaba.

Una libélula rondó entre los dos. Sus ali-
        tas traían la leve sonrisa de este día de ojos soleados,
        el último del que ella disponía. Y se disparó
        directo al abrazo definitivo de la noche.

La libélula para nada era sencilla, ni tampoco complicada.

Era poesía.

Blaga Dimitrova

La única referencia, la leve sonrisa de los días de ojos soleados.
A partir de aquí, la literatura.

La poesía: maneras de escribir una sonrisa, que sea leve, que muestre los días de ojos soleados.

Entender lo que son, o pueden ser, estos días de ojos soleados. O no entender, simplemente vivir este día y hacer que tenga los ojos soleados.

Un pensamiento en “La sonrisa de los días soleados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s