La poesía de los e-soliloquios

Un mosquito

¡Por un único mosquito
no puedo dormir!
Noche de otoño.
Jûgo
Henri Brunel – Humor Zen

mosquito tigre


Me recuerda a José Emilio Pacheco en su Noche del insecto. Los efectos de un mosquito, el miedo al insecto, la intranquilidad que nos produce.

Somos fácilmente inquietables, dispersos. Cualquier cosa nos distrae, el vuelo de una mosca…

Tal vez debamos aprender a tratar las perturbaciones, a calibrar sus efectos, a situarlas debidamente.

En un mundo cada vez más rico, más variado, más complejo, es necesario separar el grano de la paja, lo importante de lo irrelevante, lo esencial de lo prescindible. El riesgo es la pérdida del rumbo, el laberinto, el sinsentido.

Anuncios

6 pensamientos en “Un mosquito

    • Si están ahí hay que hacer algo para que no te piquen. Parece que no conviene ignorar la realidad, menor atenderla.
      Con la solución se acaba el problema. A dormir.

      Los mosquitos son reales y pican, los miedos son creaciones nuestras y los utilizamos para atentar contra nuestro bienestar. Está claro que es más fácil librarse de un mosquito que de un miedo, pero cuando se consigue también es mucho más gratificante.

      En todo caso, pienso que ni los miedos, ni los mosquitos, ni las demás distracciones deben impedirnos la felicidad, ni ser nosotros mismos. A esta tarea le dedico mi tiempo.

    • Los sueños nos dan una idea de nuestras apetencias, nos ayudan a conocernos, a saber lo que queremos.

      Esta es la primera parte. La segunda parte es ir a por ello sin dejarnos engañar, evitando las trampas, los obstáculos, los desfallecimientos: atentamente.

      Terriblemente complicado, lo sabemos, pero acertado.

      Atentamente, esoliloquio.

  1. Nos perdemos en simples banalidades, nos distraemos tanto y tanto, lo esencial pasa como de largo por nosotros y no nos damos cuenta.
    Calibrar y equilibrar, seguramente es lo necesario para vivir estos tiempos.

    Saber donde vamos, donde estamos y a que venimos.

    Disfrutar sin comtemplaciones.

    Silver

    • Al final lo que de verdad nos define, aquello que nos hace, es aquello a lo que dedicamos nuestra energía. Si nos dejamos distraer, si atendemos primero a las cosas rutinarias, a las que no consideramos importantes, corremos el riesgo de dejar pasar las esenciales.

      Gracias por tu reflexión.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s