Filosofía

Orillar y esclerotizar

… lo que siempre permanece es ese ritmo, o fluir que todo lo rige. Fundir en nuestro presente ese fluir del mundo con nuestro propio fluir es la armonía.
Antonio Colinas – Tres tratados de armonía.

… no hay oportunidad si no sabemos acoger, no hay oferta si no estamos abiertos; por lo mismo, no hay disponibilidad si no en relación con lo oportuno. Uno dice lo que “viene” y el otro lo que se “abre”: por un lado, lo que viene, viene como a su “puerto” de refugio, por otro lado, lo que se abre lo hace sin “rigidez”, porque no se ha dejado orillar y esclerotizar por ningún momento o disposición anterior.
François Jullien – Del tiempo

streghe distratte
Demasiadas veces nos dejamos orillar y esclerotizar. Pienso que estas dos palabras pueden ayudar a abrirnos los ojos. Ni orillados ni esclerotizados podemos ser nosotros mismos, dar lo que tenemos, sacar partido de nuestros recursos, no podemos incorporar nuestra vida a la vida. Y lo necesitamos; no hay felicidad, no hay bienestar, no hay plenitud fuera de la vida.

Fundir, conciliar, no confundir. Fluir, acordar, no influir. Buscar la armonía, la única vía hacia lo que somos, hacia nosotros mismos.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s