La poesía de los e-soliloquios

Llegaste tú

Maldije la lluvia que azotaba el techo
y no me dejaba dormir, y al viento, maldije,
que vino a robarme galas del jardín.
Pero tú llegaste, y alabé la lluvia
cuando te quitaste la empapada túnica
y al viento di gracias porque
con su soplo apagó la lámpara.

Anónimo


Ya no le molestaba ni la lluvia ni el viento, ya no estaba interesado en dormir.

La realidad cambiante.

Cuantas túnicas caídas nos perdemos por la cerrazón, por el prejuicio, por el enfado con la lluvia o el viento.

Que “tu” llegada nos ayude a entender mejor las demás llegadas, las menos obvias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s