Filosofía/Pensamiento/Tiempo

Richard Ford, un escritor vivo

Richard Ford gana el premio Princesa de Asturias de las Letras

“No tienes que ser inteligente, más que inteligente, hay que ser imaginativo. Tener imaginación para vivir, para disfrutar, para amar, imaginación todo el tiempo”, recomienda el escritor. “Solo hay que creer que todo lo que hacemos en la vida es importante”, añade. “Cuando piensas que la literatura es lo más importante que puedes hacer, significa, en lo que a mí respeta, que tienes mucha ambición y no hay diferencia entre lo que hago e hicieron grandes autores. Yo no intento ser mejor que ellos; solo intento formar parte de la conversación”.

Es Richard Ford, un novelista y cuentista que tiene como su obra favorita la novela Incendios, y que no se cree mucho lo de ser uno de los “grandes escritores vivos”, porque, afirma: “Ya me complace, simplemente, con ser un escritor vivo”.

Richard Ford gana el premio Princesa de Asturias de las Letras

Richard Ford

Richard Ford (Jackson, Mississippi, 1944), ha ganado el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2016.

Sobradamente merecido. Sin duda uno de los “grandes escritores vivos”. Me interesa y me fascina especialmente este viaje suyo acompañando a Frank Bascombe. De una manera un tanto curiosa siento, como seguro sienten muchos lectores suyos en todo el mundo, que yo hago el viaje con ellos, que somos tres, de alguna manera tres, aunque ciertamente somos miles.

Uno de los grandes aunque sin delirios de grandeza, “solo intento formar parte de la conversación”. Estas lecciones que recibimos cada día si prestamos atención, meridianamente claras.

“Solo hay que creer que todo lo que hacemos en la vida es importante”. Tantas veces compartimentamos nuestra vida, nuestros padres, hijos, familiares, amigos, conyuge, hobbies… y sólo consideramos como nuestro el tiempo que dedicamos a nuestra aficiones, por ejemplo, o a nuestros amigos. El resto es sólo rutina u obligación, o tiempo dedicado a los otros, no nuestro. Cuando cambiamos la perspectiva y pasamos a considerar que todo lo que hacemos es importante y nuestro se abre un mundo nuevo. Dejamos de sentirnos presionados, sobreocupados, ansiosos. Es nuestro tiempo y lo dedicamos a las cosas que hemos elegido, al trabajo que hemos elegido, al estudio de idiomas que hemos escogido, a los hijos que hemos contribuido a tener… y así crece exponencialmente y todo tiene sentido.

Siempre intentando mejorar, hacer las cosas un poco mejor, pero no para entrar en la posteridad, no para batir marcas. “Ya me complace, simplemente, con ser un escritor vivo”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s