Atención plena

El ejercicio perfecto

Deliberadamente, con toda la atención, enfocados, podemos liberarnos de las frívolas demandas, compulsiones y proyectos. No siendo adictos al ritmo de la vida establecido por fuerzas externas cuyas motivaciones suelen conducir a su propio beneficio, el sabio que podemos ser, si así lo elegimos, podrá concentrar su energía en las cosas que realmente importan y ganará en efectividad.

El mundo es como lo hacemos, y podemos hacerlo de otra manera.

Nuestra respiración es una puerta al más efectivo antídoto contra el estrés de la vida moderna, una defensa contra las armas de distracción masiva que nuestra cultura maneja, un refugio en el que podemos redescubrir los ingredientes básicos de lo que significa estar vivo. Este refugio se llama meditación, y proporciona el silencio entre las notas de la vida sin el cual no puede haber melodía.

Arthur Rosenfeld – Tai Chi -The Perfect Exercise

Esercizi per l'anima
La respiración inconsciente, impremeditada, automática, nos proporciona el aire imprescindible para la vida. La respiración consciente, deliberada, atenta, nos proporciona el silencio entre las notas necesario para que exista la melodía, nos libera del caos y nos acerca a quienes somos realmente, a nosotros mismos; es “el metrónomo con el cual cantamos la canción de la vida”.

Y esto es así cada día, cada momento. En cada instante podemos sentir el estrés, el nerviosismo, el miedo, la ansiedad o la calma, la paz y la tranquilidad. La disputa es palmo a palmo, metro a metro. No podemos esperar al año que viene, al mes que viene, ni a mañana siquiera. Tenemos que decidir cada instante a partir del conocimiento de que si no lo hacemos deliberadamente se decide solo a partir de factores externos, de las vidas de los otros.

Calmados y atentos podemos establecer nuestras prioridades, descartar las que no lo son, y disfrutar de lo que hacemos.

¿Qué nos lo impide?



Anuncios

2 pensamientos en “El ejercicio perfecto

  1. Solo nosotros mismos 😉

    Nos distraemos tanto con lo que nos agobia y le restamos atención a lo que nos hace sentir bien, como la paz y la tranquilidad que nos da la meditación, que no nos dedicamos a ella.

    Saludos Soli!!
    Un fuerte abrazo con mucha energía positiva 🙂
    Gaby

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s