La poesía de los e-soliloquios

Tiempo sin tiempo

Preciso tiempo, necesito ese tiempo que otros dejan abandonado
porque les sobra o ya no saben qué hacer con él.
Tiempo en blanco, en rojo, en verde, hasta en castaño oscuro; no me importa el color.
Cándido tiempo que yo no puedo abrir y cerrar como una puerta.
Tiempo para mirar un árbol, un farol, para andar por el filo del descanso,
para pensar ¡qué bien, hoy es invierno!,
para morir un poco y nacer enseguida,
y para darme cuenta… y para darme cuerda.
Preciso tiempo, el necesario para chapotear unas horas en la vida y
para investigar por qué estoy triste y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo.
Tiempo para esconderme, en el canto de un gallo y para reaparecer en un relincho,
y para estar al día, para estar a la noche, tiempo sin recato y sin reloj.
Vale decir preciso, o sea, necesito, digamos me hace falta tiempo sin tiempo.
Mario Benedetti

“Cuando Dios hizo el tiempo… hizo de sobra”. La frase es sin duda alguna tan acertada como digna de reflexión: si uno se imagina el tiempo como una materia que está a nuestra disposición para que resolvamos con ella nuestros asuntos en la tierra, no cabe duda de que sobra, puesto que siempre “hay tiempo”.
Heinrich Böll – Cuando Dios hizo el tiempo – Diario Irlandés

Buenos días, dijo el comerciante. Era un vendedor de píldoras perfeccionadas que apaciguan la sed. Se toma una por semana y no se experimenta más deseos de beber.
¿Por qué vendes eso? – dijo el principito.
Es una gran economía de tiempo. Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
¿Y qué se hace con esos cincuenta y tres minutos?
Se hace lo que se quiere.
“Yo, si tuviera cincuenta y tres minutos para ahorrar, caminaría lentamente hacia una fuente.”
Antoine de Saint-Exupéry – El Principito

. Tiempo sin Tiempo .

Pues precisamente para esto es el tiempo
“para darme cuenta… y para darme cuerda”
y se nos ha dado suficiente, sin duda.

Pienso que no necesitamos este tiempo que otros dejan abandonado, que con el nuestro podemos arreglarlo, sólo es necesario no malgastarlo huyendo de temores, escondiéndonos de nosotros mismos, no dedicarlo a juzgar a los demás, a separarlos en buenos y malos y a dedicar un montón de tiempo a constatar lo buenos y malos que son.

Cada día más las distracciones nos roban el tiempo y nosotros lo permitimos, nos refugiamos en ellas para evitarnos, para no encontrarnos a solas con nosotros mismos. Nos tememos. Por ahi puede andar la cosa. Tenemos tiempo para estar solos y no podemos desperdiciarlo, este es el tiempo que siempre nos falta, el “tiempo sin tiempo” y tenemos todo el que necesitamos. Sin duda.



Anuncios

4 pensamientos en “Tiempo sin tiempo

  1. 🙂
    No lo podría haber dicho mejor. Soli !! Me encantó ver aquí, tus palabras compartidas!
    “Tenemos el tiempo que necesitamos” por eso hay que saber aprovecharlo sin distracciones
    En lo personal, agradezco tus reflexiones porque me hacen reflexionar.

    Por cierto, te vi, ahí sentado frente a Don Mario, dialogando sobre la vida 😉
    Saludos!!

  2. Gracias por el poema y por haber hecho posible este post.

    Pienso que no podia estar sentado frente a Don Mario, pienso que no compartimos ciudad y posiblemente tampoco pais, o si, no lo sé.

    En cualquier caso compartimos buenos momentos.

      • No sé por qué me vi en la necesidad de desmentirlo. Bueno, no se si Benedetti murió en 2009, de hecho lo han retratado mirando por la ventana del Café Brasilero en uno de sus tiempos sin tiempo.

        Me gusta el aroma que tu perfume deja en este espacio, lo mejora, lo engrandece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s