Soliloquio

Mandala

Un mandala es un diagrama o dibujo que se usa durante la meditación. Son dibujos brillantemente coloreados y extremadamente complicados. Empezando por el perímetro exterior del dibujo y trabajando gradualmente hacia adentro (parando a veces a contemplar ciertas partes), el meditador queda completamente absorto. Cuando llega al centro, todas las nociones egoístas normales se han disuelto y se han abierto las profundidades de la mente.

Tenemos que buscar el Tao en cada dia. Tenemos que preguntarnos cada dia como se nos manifiesta el Tao. Nuestras actividades diarias son nuestro mandala.

El Tao se nos revela en nuestros hechos mundanos.

Deng Ming-Dao – 365 Tao

mandala
Los mandalas son otra vez el dedo que señala la luna. No nos hemos de quedar mirando el dedo, la luna era la intención de quien nos la muestra.

Las nociones egoístas son una barrera, un obstáculo, que impide el acceso de la magia del mundo a nuestro interior. Hay que abrir las compuertas, mucho mejor mandarlas a la chatarrería, claro, para dejar pasar el día, esta mañana clara, la tenue luz de este atardecer, los silencios de la oscuridad, la sonrisa de un niño, la mirada de un anciano, el amor de los demás, de todos los demás.

Solo hechos mundanos, una sonrisa, una mirada, un silencio, una luz, el amor, por ahí se cuela el Tao, esto es el Tao.

Siempre es así, pretendemos provocarlo, dirigirlo, utilizarlo, y así impedimos su acceso. Cuando nos mantenemos disponibles, aceptando la realidad tal como es, las puertas se abren y por ahí entra la vida, irremediablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s