La poesía de los e-soliloquios

Blanda indolencia

Gran Himalaya

Es un hecho que no subiré jamás a las cumbres del Gran Himalaya;
está escrito que los hombres allí se vuelven dioses
y el poder temible de la naturaleza disminuye a los seres: sus pasiones,
a una blanda indolencia.
Pero yo no subiré al Gran Himalaya,
tropezaré con las piedras del camino,
me embriagaré con deleznables licores,
seguiré maldiciéndome con ternura.

“Arte Poética – Omar Lara”

Himalaya

Me gusta la palabra ternura, aunque ellos usarian preferentemente la palabra amabilidad.

La “blanda indolencia” nos parece algo ajeno, sospechoso, incluso espantoso.

¿Qué buscan, con andar dificultoso, los aspirantes a estas cumbres?

Pienso ahora en el perdón, en la realidad paralela que se esconde detrás del perdón.

Pienso ahora en la libertad de la respuesta y no en la esclavitud de la reacción.

Pienso ahora en la cada vez más necesaria atención y no en la distracción.

Pienso ahora en que no por ser deleznables los licores tienen un mayor valor.

Pienso ahora, Omar, estimado poeta, en que la poesía, a veces, proporciona atisbos de luz como los que tienen los hombres que se vuelven dioses.

Y me reafirmo, ahora, en mi manera de tropezar con las piedras del camino.

“Ensayo sobre el perdón”

“Ensayo sobre el perdón – De dioses y de hombres”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s