Filosofía

La economía de la felicidad

Algunos economistas afines a la psicología, y en consonancia con la idea de que el consumismo obstaculiza la felicidad de las personas, afirman que se debería ampliar el puro crecimiento económico de los países con medidas que conduzcan al crecimiento personal. Para eso sugieren que las prioridades de un gobierno deberían ser:

□ Reducir la inseguridad en el empleo.

□ Mejorar la asistencia sanitaria.

□ Potenciar la democracia directa o participativa, la cual aumenta en las personas la sensación de control sobre sus vidas.

Isabel Larraburu – Atención plena

Nicolas Sarkozy rencontre Angela Merkel à Berlin

En su libro El ideal de la sabiduría, Roger-Pol Droit nos habla de “Retratos invertidos”, son el del sabio y el de nuestro contemporáneo, y analiza hasta que punto las cuatro características definitorias del sabio: hablar silenciosamente, mostrarse invisible, tenerlo todo y nada y regocijarse en la indiferencia, se dan invertidas en lo que podría ser el prototipo de persona de hoy. Argumenta que “Entre los seres humanos de nuestra época y los sabios antiguos la distancia parece infranqueable. Todas las fibras de nuestro tiempo, sus orientaciones, sus valores, sus inclinaciones, van, en efecto, en sentido contrario.”

En sentido contrario, al parecer de muchos de nosotros, a favorecer el crecimento personal y el bienestar de sus ciudadanos, actúan en estos tiempos, en masa, los gobiernos de los países europeos.

La democracia directa o participativa ha sufrido reveses tan importantes como la colocación de dos presidentes en paises del mercado común al dictado de los mercados y a espaldas de los ciudadanos o como la demonización del anterior presidente griego por atreverse a convocar un referendum, en el país que inventó la democracia, cuando lo que se estaba tramando a nivel internacional podía afectar de manera tan significativa las vidas presentes y futuras de su pueblo.

Los profetas del desastre nos dicen que seguridad y empleo son dos palabras que no deben ir nunca en una misma frase, que tener un empleo seguro es aburrido y que los jóvenes deben acostumbrarse a cambiar.

La sanidad y la educación públicas se han convertido en uno de los objetivos preferidos de los recortes presupuestarios completando el cuadro de estos otros “retratos invertidos”.

Aún así, pienso que no debemos renunciar a la esperanza, a intentar entender y actuar en cada circunstancia siguiendo los caminos que nos mostraron los sabios, Pitágoras en este caso, “Dejemos el pesimismo para tiempos mejores”.

3 pensamientos en “La economía de la felicidad

  1. Pingback: Impón tu suerte « e-soliloquio

  2. El pesimismo es contratio a la positividad…. si vemos las vida positivamente todo cambia… debemos aprender de nosotros pero tambien de los demás…

    Gracias por tan estupenda reflexion.

    Silver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s