Atención plena

Las cargas del pasado

Dos monjes en peregrinación llegaron a la orilla de un río.

Allí vieron a una joven vestida con mucha elegancia. Era evidente que no sabía qué hacer, ya que el río estaba crecido y ella no quería mojarse la ropa.

Sin pensárselo dos veces, uno de los monjes la cargó a la espalda, cruzó el río y la dejó en la otra orilla.

Luego, ambos monjes siguieron su camino. Pero, después de una hora, el otro monje comenzó a lamentarse:

-No está bien tocar a una mujer, va contra las reglas tener contacto con mujeres. ¿Como has podido hacerlo?

El que había cargado con la muchacha siguió andando en silencio. Finalmente dijo:

-Hace una hora que la dejé en la orilla del río; ¿por qué tú sigues cargando con ella?.

Irmgard Schloegl – La sabiduría de los Maestros Zen

El candil de los pensamientos

Monjes

Es una historia muy ilustrativa.

Seguimos penando penas pasadas de cosas que hicimos con la mejor intención, como ayudar a una mujer a cruzar el río. También penamos por cosas que no hicimos y que ahora creemos que deberíamos haber hecho.

Cada uno carga con su mochila y cada uno decide qué cosas meter en ella y qué cosas sacar. Si la vaciamos de lo innecesario y lo doloroso, tendremos más espacio para lo esencial y lo placentero. Si la mochila es demasiado pesada nos cansamos, nos quedamos sin fuerzas. Perdemos disposición para el momento presente.

El remedio lo podemos encontrar en el reconocimiento de la importancia del camino que tenemos que recorrer en el día de hoy. Vivir en el presente, andar con todos nuestros sentidos el camino, significa aprender a vivir con el pasado, aprender a andar con la carga necesaria, sólo con lo esencial y desprendernos de lo que sobra.

Pienso que debemos aportar conciencia a nuestros pensamientos, alumbrarlos a la luz de la atención para poder detectar estas cargas antiguas que seguimos cargando improcedentemente y sacarlas de nuestra mochila.

Cita con la vida – El pasado

Anuncios

2 pensamientos en “Las cargas del pasado

  1. Gracias como siempre, y mas por haber difundido el pensamiento que puse en mi blog. Y asi es nunca debemos arrastras ni cargar con la mochila tan pensada de lo que fuimos, mas bien debemos ir livianos en los somos aqui y ahora.

    Un abrazo muy fuerte Esoli.

    Silver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s