Atención plena

Ser visto

Te propongo un ejercicio:


Intenta recordar algún momento, algunos momentos, de la infancia en que te sintieras aceptado y reconocido por un adulto y detente un momento en él o en ellos.

 

—————————————————————-

 

En la mayor parte de los casos, se trata de momentos en los que nos relacionamos sin palabras con otras personas. Quizás se trate de intercambio de miradas, de una sonrisa o de un momento en el que nos sostuvieran, abrazasen o cogieran de la mano. No hay nada, absolutamente nada, que nos haga sentir mejor, más relajados y en paz que aquellos momentos en que sentimos que alguien nos ve, nos reconoce y nos acepta.

El mensaje que pretende transmitir este ejercicio es el de que cada ocasión que pasamos con nuestros hijos -tengan estos la edad que tengan- constituye una oportunidad para reconocerles y aceptarles como son. Si las ocasiones en que nos sentimos reconocidos fueron tan importantes que, más allá de su contenido concreto, nunca más las hemos olvidado, por qué no prestar atención al poder curativo de la atención plena a nuestros hijos tal como son, independientemente de nuestras expectativas, miedos, juicios y esperanzas.

Por todo ello merecería la pena prestar atención a la consideración y a las consecuencias que implica el hecho de ser visto, sentido y aceptado.

…las rosas
tenían la apariencia de flores que se saben contempladas.
T.S.Eliot, “Burn Norton”, Cuatro cuartetos

Jon Kabat-Zinn – La práctica de la Atención Plena

padre-e-hijo
Parece claro que es así, el reconocimiento y la aceptación son importantes para nosotros y, si lo son para nosotros, también lo son para los demás.

Por otra parte, manifestar nuestro descontento, nuestro malestar, resaltar los defectos del otro, remarcar las cosas que ha hecho mal, sus equivocaciones, es una actitud mucho más frecuente que la que lleva a la alabanza, a confesar nuestro acuerdo, nuestra admiración o simplemente nuestro reconocimiento de alguna acción o característica de ese otro.

Insistir en lo que no nos gusta empeora las relaciones, destacar lo que si nos gusta las mejora.

Si nosotros tenemos defectos, debilidades, si cometemos errores, debemos admitir que los demás también pueden hacerlo.

Tal vez pensamos, de manera un tanto infantil, que los nuestros son comprensibles, perdonables, y que los de los demás son intolerables.

Ser aceptados y reconocidos es muy importante y la aceptación y el reconocimiento cualidades que conviene desarrollar en nuestro trabajo diario para mejorar como personas, para mejorar nuestro entorno, en nuestra búsqueda del bienestar y la felicidad.

2 pensamientos en “Ser visto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s