Responsabilidad

Recuperar la iniciativa

“…busca el problema en ti mismo –corrige tu actitud– y deja de echar la culpa a los demás. En ti está todo problema y toda solución.

Una sociedad como la occidental, basada en la continua reclamación de derechos, los condena a la queja. Y los culpables siempre son los demás: el Estado, el empresario, tu familia, los políticos, el municipio… Pero lo peor es que, de ese modo, dejas la responsabilidad de tu vida a alguien que no eres tú. Tú deberías ser, en cambio, quien decidiera sobre tu propia satisfacción.
¿Cómo recuperas la iniciativa?
Dando. Basando tu vida en las obligaciones y las responsabilidades. Eso volvería a hacerlos más productivos a ustedes los occidentales. Porque, para que te den algo que crees merecer, sólo tienes que ser lo suficiente insistente y hasta quejica, y tal vez te lo acaben dando. Pero para poder dar algo a los demás, antes tienes que haberlo producido y creado, y después ser generoso.
Dar no es la cultura imperante aquí.
Si fundas tu existencia en la responsabilidad y la generosidad de dar, recuperas el control sobre tu propia existencia. Porque dar depende sólo de ti; recibir te pone a merced de los demás.
Swami Parthasarathy – “La cultura de la queja lleva a Occidente a la decadencia” – Entrevista La Vanguardia
Plano creativo

Madre e hijo Mother & son

La cuestión que se nos plantea aquí tiene un marcado enfoque práctico, nos da pautas para el quehacer diario, pero previamente es una cuestión de carácter conceptual.

Pienso que es importante tratar de entender, tratar de ser conscientes de nuestro obrar. Por tanto considero que el trabajo empieza por la reflexión, en el bien entendido de que si nos quedamos en la reflexión no hacemos el trabajo.

Se trata de recuperar la responsabilidad sobre nuestra vida, de recuperar la iniciativa, de ser menos barco a la deriva y más quién lleva el timón de la nave.

Cuando estamos pendientes de lo que podemos hacer y no tan solo de lo que obligatoriamente hemos de hacer, tenemos la vida en nuestras manos, depende de nosotros, mientras que si estamos pendientes de recibir, lo único que podemos hacer es esperar, dependemos de los demás, hemos cedido la gestión de nuestra felicidad a otras personas o instituciones o….

Dar es darnos. Dar a los demás es darnos a nosotros mismos.
Al dar mejoramos nuestro entorno, la felicidad de las personas que queremos, la alegría de las personas con las que tratamos y esto, evidentemente, mejora nuestra vida.

Lo da todo la madre, el padre, a sus hijos y lo reciben todo de ellos. La mejor pareja es aquella en la que los integrantes dan sin esperar contrapartida. Así se construyen las buenas relaciones y así vamos mejorando nuestro entorno, partiendo de lo más próximo y avanzando en círculos concéntricos, como las olas provocadas por una piedra en un estanque, hasta convertirlo en nuestro patrón universal de conducta.

11 pensamientos en “Recuperar la iniciativa

  1. Estoy totalmente de acuerdo, hay que olvidarse de uno mismo, para enfocarse hacia los demás.

    Me ha gustado mucho el artículo, gracias por compatirlo.

  2. Muchas personas, carecen de la cultura y educación necesarias, para salir de ese estado y más cuando se ven inmersas en un contexto de la vida difícil, que les ha tocado vivir.
    Mirarse el ombligo, a mi modo de ver, es un acto reflejo de la mente cuando sufre.

    Creo que ese mirarse el ombligo, es una fase, en la que no hay que quedarse, pero puede que sea necesaria para conocer nuestro lenguaje interno.
    Una vez comprendido éste, si se consigue cambiar el enfoque, a través de la actitud, la mejoría se sucede, rápido, como la espuma.

    • Cambiando el enfoque, a través de la actitud, con conciencia, con intención, la mejoría se sucede. Así lo veo yo también.
      Qué sencillo y qué difícil de conseguir.

      Pienso que es así, que no hace falta más, ni estudios, ni maestros… Aquí está todo y al alcance de todos.

  3. Efectivamente, esto es lo grande del asunto.
    Para lo que se necesitan estudios
    y mucho sacrificio,
    es para ayudar a hacer entender esto,
    a los que lo necesitan.

    Pero para hacerlo…lo que dices,
    intención,
    conciencia,
    voluntad,
    con pequeñas cosas, al principio.

    El refuerzo va despues de la acción.
    Poco a poco se consigue.

    ¡ Ánimo ! y a por ello.

    Un saludo

    • Dicen que la proporción es un gramo de teoría para cada quilo de práctica.

      De todas formas me confieso culpable de excesos teóricos o de defectos de práctica, pero intento corregirlo.

      Un saludo

  4. Sobre todo, porque el cambio,
    que usted produce,
    se hace realidad desde el interior.

    Sin que te digan…¡muévete que viene un camión!

    Muchas gracias por su página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s