Atención plena

…y el juego

En una estación del metro de Estocolmo se substituyó la escalera convencional por una en forma de piano. La idea era plantear una alternativa a las escaleras mecánicas.
El experimento resultó todo un éxito, ya que el número de pasajeros que optaba por subir la escalera por su propio pie aumentó un 66%.


… hasta que todo vuelve y nos encuentra con una expresión más distentida, más relajada, con una sonrisa en los labios.

El juego ayuda a romper la rutina. Mientras subimos o bajamos la escalera, atentos a las notas que vamos tocando, nos olvidamos de las preocupaciones, del planteamiento vital que nos acompaña en el viaje y nos impide vivirlo.

El juego es una actividad espontánea y libre, placentera, divertida, desligada de toda noción de necesidad o utilidad material, que requiere ser tomada en serio, atraer nuestra atención y nuestro interés por el resultado, además de ser un magnífico remedio contra una enfermedad muy común y contagiosa: el “caraculismo”.

El juego aporta movimiento al sedentario, tranquilidad al estresado, al ansioso; actúa de válvula de escape contra el exceso de presión; equilibra, compensa disfunciones. Es una forma de expresión de nuestras emociones, una manifestación de creatividad.

Propongo corromper al puritano,/ espiar en la ducha a las vecinas…
…Y jugar por jugar/ sin tener que morir o matar,/ y vivir al revés/ que bailar es soñar con los pies.
Jugar por jugar – Joaquín Sabina

Tal vez ser adulto consista en jugar a vivir. En todo caso, soy de los que piensan que tenemos que vivir jugando.
Vivir jugando
La belleza…

6 pensamientos en “…y el juego

  1. en un pensamiento de mi blog, ya lo exponia asi no dejamos de ser niños porque nos hacemos mayores, sino que nos hacemos mayores porque dejamos de jugar.

    Cuanto nos perdemos en convertirnos en adultos y tomarnos en serio y tomar en serio a la vida, y nos olvidamos que la propia vida es una feria de atracciones donde subimos y venimos a jugar y pasarnoslo bien, porque para lo malo ya esta el propio destino que nos marca.

    Si jugando somos mejores, que soy de los que creo que si, debemos de jugar en todo momento. Seamos lo que fuimos en un primer instante niños con ganas de aventuras, juego, aprender e inocencia innata. La belleza serena de ser feliz.

    Un abrazo,

    Silver

    • Preparados y dispuestos para jugar, con las reglas de la vida, con subidas y bajadas, claro. Pienso que es una buena actitud.

      Un abrazo juguetón.

  2. Un viejo pensamiento es el de que los niños y los locos tienen la razón. Me sumo a la población de locos en todo el planeta (y los de otros planetas a descubrir). Y respecto a los niños, vengo sosteniendo una inocencia indigna de un adulto, pero saludable para mí.
    Saludos de Ricardo, de Argentina

    • Pienso que la inocencia nos ayuda a ver el mundo con más capacidad de asombro, a mirar las cosas como si fuera la primera vez que las vemos.
      Por otra parte, creo que la disposición al juego es una actitud magnífica para la vida. Íntegros y con toda la atención puesta, pendientes de cada jugada, interesados por el resultado de cada uno de nuestros días.

      Gracias por tu visita.

  3. El día que dejamos de jugar y de soñar, comenzamos a envejecer y petrificarnos.

    Me ha encantado.

    Saludos y mis mejores deseos🙂

  4. Así lo veo yo también.

    Si conseguimos levantarnos cada día preparados y dispuestos para el juego de la vida, conseguimos mejores momentos, seguro.

    Gracias por tu visita, Mercedes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s