Responsabilidad

Una propuesta

La indecencia, la obscenidad, la tremenda injusticia de ser enormemente rico encaja mal con la miseria, el hambre, la tremenda injusticia de ser desamparadamente pobre.

Los desequilibrios aumentan y nos abruman.

Hay que buscar remedios, soluciones, salidas. Aquí va mi propuesta:

“Cada último día del año, en plaza pública y en una ceremonia universal, el patrimonio completo de las diez personas más ricas del planeta pasará a ser patrimonio común. A las diez personas desposeídas de sus bienes se les proveerá de una indumentaria digna y se les concederán las prestaciones sociales vigentes en sus respectivos países.”

Anuncios

8 pensamientos en “Una propuesta

  1. Una utopica propuesta, pero una propuesta al fin y al cabo.

    Dicen que no deseemos para los demás lo que no deseamos para nosotros, pero a veces intercambiar los roles, sería una justa medida de vida, para que supieran lo que es vivir de otra manera, tan digna y acertada como la d ellos.

    Quizás los pobres sean ellos, muy pobres, poque los demas, ya nos tenemos la mayor de las riquezas, vivir y aceptar, aceptarnos como somos y vinimos y estaremos.

    Una propuesta que a más de uno le heriría, pues quizas de esa herida algo positivo saldría.

    Vivan las utopias, que son sueños y se pueden convertir en realidad.

    Con saludo y propuesta,

    Silver

    • No deseamos mal a nadie, pero el mundo no puede ser de unos pocos. Los demás tenemos derecho a vivir.
      Pienso que la comida, la educación y la sanidad deberían ser derechos de todos, por lo menos de todos los niños y que este derecho está por encima de la acaparación desmesurada.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

  2. Yo tengo otra: a los que se enriquezcan ilícitamente colgarlos en las ramas de un olivo viejo y repartir sus bienes entre los más desfavorecidos.
    Al resto, que se enriquezca tanto como pueda si respetan la legalidad.
    Un saludo!

  3. Pienso que la legalidad no puede estar por encima de la vida. Es legal que cada día mueran miles de niños de hambre, pero este tipo de regulación a mi no me gusta.
    Cuando unos pueden enriquecerse tanto es a costa de muchos otros. Vivimos en un mundo limitado.
    También pienso que el enriquecimiento ilícito es una lacra que hay que extirpar, por supuesto.
    No entiendo porque estamos tan a favor de que la gente gane todo lo que pueda. Sólo podemos vivir 24 horas y no dan para gastar las barbaridades que este personal gana.

    En fin, bienvenido a este tu blog, y un saludo

  4. Vivimos 24 horas varias y varias veces, tantas que se nos olvidan, y lo mismo pasa con el amasar fortuna.

    El equilibrio estaría en el mismo equilibrio, pero Esoli tu definición lo dice todo y es muy acertada: “Vvimos en un mundo limitado”.

    Gracias por tus reflexiones.

    Silver.

    • Bueno, la idea es que con dos o tres años de ceremonias el mundo habría mejorado mucho. Nadie querría estar entre los 10 más ricos del planeta y la solución sólo puede consistir en donar, en repartir, en distribuir la riqueza. Pienso que un mundo más equilibrado sería un mundo mejor.

  5. Pingback: Otros derroteros « e-soliloquio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s