Atención plena

Con los ojos bien abiertos

A la velocidad con que extinguimos las especies pronto la dorsa habrá desaparecido bajo el cambio climático. Esta flor sólo se da en el Valle de México. Se distingue por ser invisible. Crece en los pavimentos y en los muros, en los cables eléctricos y en los desagües. Nadie defuera puede reconocerla porque no tiene olor. Únicamente los de aquí sabemos hallar dorsas: su aroma a Nada nos acompaña desde la cuna.

José Emilio Pacheco – La edad de las tinieblas – La dorsa

José Emilio Pacheco, Sergio Pitol y Carlos Monsiváis
El texto es fantástico en los dos sentidos de la palabra.

Nuestra mirada sobre la realidad crea realidad.

Una mirada más favorable a las personas y a sus actitudes mejora a nuestros compañeros de camino y a sus hechos.

Recogiendo un poco el tono poético del escrito, una mirada más “lúcida” sobre nuestro entorno, nos permite hacerlo más interesante, menos amenazador, más habitable, más nuestro.



3 pensamientos en “Con los ojos bien abiertos

  1. Pingback: Conciencia en la mirada « e-soliloquio

  2. Pingback: Homenaje a José Emilio Pacheco | e-soliloquio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s