Mente

Las exigencias de los demás

Estar vivos es nuestro mayor miedo. No es la muerte; nuestro mayor miedo es arriesgarnos a vivir: correr el riesgo de estar vivos y de expresar lo que realmente somos. Hemos aprendido a vivir intentando satisfacer las exigencias de otras personas. Hemos aprendido a vivir según los puntos de vista de los demás por miedo a no ser aceptados y de no ser lo suficientemente buenos para otras personas.
Miguel Ruiz – Los cuatro acuerdos

La idea de que es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de su comunidad.
Las 11 ideas irracionales de Albert Ellis

No es cierto que debamos tener la aprobación de nuestros seres queridos para ser nosotros mismos. Menos aún de nuestros seres no queridos. La costumbre de satisfacer las exigencias de otras personas no debería ser nuestro modo de vida. Los puntos de vista de los demás pueden ser una ayuda pera enfocar correctamente nuestra visión de las cosas, pero sólo eso, una ayuda, no un condicionamiento.
Se trata de una creencia irracional explicitada ya hace muchos años, sacada a la luz, denunciada, pero que sigue operando en la mente de casi todos nosotros. Sólo podemos librarnos de ella mediante el ejercicio de la razón, del cuestionamiento, a través de la puesta en perspectiva de las cosas que nos permita la claridad de ideas suficiente para verla tal como es.
¿Son realmente las cosas tal como aparecen en nuestros pensamientos? Los pensamientos son los que son, no los elegimos, vienen y van. En lo que sí podemos actuar es en la manera de tratar con ellos, en la importancia que les damos, en la atención que les dispensamos. Debemos prestar atención a los pensamientos que nos limitan, a los que nos producen malestar, y ponerlos en cuestión. ¿Realmente son las cosas como yo las veo? ¿Puedo interpretarlas con más claridad?
Las ideas irracionales son peligrosas, tienen la apariencia de un cierta normalidad, “Para ser feliz hay que caerle bien a todo el mundo”, pero no superan una reflexión mínimamente seria. ¡A por ellas! Nuestro disfrute está en juego.

Un pensamiento en “Las exigencias de los demás

  1. Le das mucho al concepto “ejercicio de la razón, del cuestionamiento”, como dices, pero creo que no puede ser sólo eso.
    No puede ser sólo eso porque pensar, razonar y cuestionar lo hacemos todos.
    La prueba está en que los niños(que también piensan y razonan), efectivamente se sienten fatal si no tienen el cariño y la aprobación de los suyos(padres, amigos…). La clave estaría en ir abandonando la opinión de los demás como referente de aprobación o no.
    Creo que tiene que ver más con el desarrollo de la madurez o cómo quiera que se llame, que con insistir en razonar y razonar.
    Cómo se consigue ese estado, no lo sé, pero pensamientos que habitan nuestra mente, asentados en una supuesta lógica,y que han pasado por todas las pruebas de autoevaluación, razonamiento etc… ¿cuantos tienes? Yo, mogollón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s