El presente

La búsqueda del sosiego

El sosiego debe ganarse. Raramente sobreviene gratuitamente o por azar. Es el resultado del trabajo sobre uno mismo para que la energía del sosiego pueda abrirse paso y eclosionar. Hay muchas obstrucciones que disipar. El sosiego se manifiesta cuando hay equilibrio, armonía y, por tanto, no hay conflicto. No es impasibilidad, fatal conformismo, indiferencia o autocomplacencia. Lo apuntalan la visión cabal, el entendimiento correcto, la comprensión clara, la aceptación consciente de lo inevitable, la madurez emocional, el autoconocimiento y la percepción correcta. Lo desbaratan el apego o anhelo compulsivo, la aversión, la inmadurez emocional, la ofuscación, las expectativas irreales, la incapacidad de asumir las frustraciones, las contradicciones, el miedo y la ignorancia de sí.
Ramiro Calle – La filosofía del sosiego

Trabajo sobre uno mismo, esta es la clave. Pràcticar, crear hábitos, interiorizar la teoría y convertirla en hechos. Creemos en el sosiego como hecho abstracto pero le damos poca credibilidad como manera de vivir, como manera de ser. Observamos con afecto la paz de los sabios, pero no aspiramos a ella, no lo intentamos, seguimos buscando otros caminos.
Conviene que recordemos que el sosiego no es indiferencia, no es impasibilidad, no es pasotismo, no es escapismo.

Se fundamenta en:
la visión cabal,
el entendimiento correcto,
la comprensión clara,
la aceptación consciente de lo inevitable,
la madurez emocional,
el autoconocimiento y
la percepción correcta.
La lista es incuestionable. Todos aspiramos, queremos, pretendemos, conseguir estas siete capacidades y estas siete capacidades conducen al sosiego. Vamos en la dirección correcta pero nos falta tomar conciencia del trabajo que estamos haciendo y del que tenemos por delante, tener presentes los objetivos, explicitarnos a nosotros mismos la necesidad del esfuerzo, de fomentar hábitos y crear otros nuevos.

También nos ayuda la lista de obstrucciones al sosiego:
el apego o anhelo compulsivo,
la aversión,
la inmadurez emocional,
la ofuscación,
las expectativas irreales,
la incapacidad de asumir las frustraciones,
las contradicciones,
el miedo y
la ignorancia de sí.
Así la cosa parece más fácil. En lugar de pretender el sosiego por la vía rápida, como un objetivo a corto plazo, trabajemos en evitar estas nueve obstrucciones como objetivos en sí mismos. Centrémonos en las siete capacidades y en las nueve obstrucciones. Todo el esfuerzo dedicado a mejorar estos dieciseis aspectos nos hace mejores y nos acerca un poco más al sosiego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s