Responsabilidad

Tenemos elección

Obviamente somos hijos del azar y no controlamos lo que nos sucede, pero sí podemos decidir cómo respondemos a eso que sucede. A veces el abanico de posibilidades es ínfimo, pero siempre hay un pequeño resquicio, alguna opción. Un preso judío sometido al horror de un campo de exterminio nazi, por ejemplo, poco puede hacer en apariencia, salvo sufrir y morir. Y, sin embargo, como demuestran los testimonios de gente que pasó por esa terrible experiencia, incluso ahí, en ese desolado extremo de la vida, hubo gente que mantuvo la generosidad y la entereza y ayudó en lo posible a sus compañeros, y otros, en cambio, sólo atinaron a sacar lo peor de sí mismos. Sí, siempre hay elección, por diminuta que sea. Y en ese leve espasmo de nuestra voluntad nos jugamos la dignidad y la vida.
Rosa Montero – El malvado alacrán es un imbécil

Tenemos elección y debemos elegir. Somos los protagonistas de la película de nuestra vida, somos responsables del casting, de la elección de los otros actores y del papel que tendrán, de las ambientaciones, de la música… Vamos escribiendo el guión con la tinta de nuestras noches, a la luz de nuestros días. Tenemos elección y debemos elegir.

Anuncios

2 pensamientos en “Tenemos elección

  1. ¿De verdad crees que todo se elige? Lo siento pero no me convence.¿Qué ambientación, música, casting….eligieron los de las cámaras de gas, por ejemplo?

  2. Los de las cámaras de gas son el primer ejemplo horrible que se nos ocurre, tal vez el ejemplo más horrible en el que podemos pensar. ¿Cómo afrontar eso? Hubo quien se hundió; la mayoría se rindió, casi era la única salida; pero también hubo quién se mantuvo vivo y intentó ayudar a los demás a sobrellevar su sufrimiento, hubo actos de gran valor. Incluso en las situaciones extremas se podía elegir.
    Siempre se habla del caso de Viktor Emil Frankl, (26 de marzo de 1905 – 2 de septiembre de 1997) neurólogo y psiquiatra austriaco, fundador de la Logoterapia.
    En otoño de 1942, junto a su esposa y a sus padres, fue deportado al campo de concentración de Theresienstadt. En 1944 fue trasladado a Auschwitz y posteriormente a Kaufering y Türkheim, dos campos de concentración dependientes del de Dachau. Fue liberado el 27 de abril de 1945 por el ejército norteamericano. Viktor Frankl sobrevivió al Holocausto, pero tanto su esposa como sus padres fallecieron en los campos de concentración.
    Tras su liberación, regresó a Viena. En 1945 escribió su famoso libro El hombre en busca de sentido, donde describe la vida del prisionero de un campo de concentración desde la perspectiva de un psiquiatra. En esta obra expone que, incluso en las condiciones más extremas de deshumanización y sufrimiento, el hombre debe encontrar una razón para vivir, basada en su dimensión espiritual.
    Pero afortunadamente para la mayoría de nosotros la situación no es comparable a la que vivieron los de las cámaras de gas. Tenemos elección. Desde el momento en que se considera la amistad, las relaciones humanas, como uno de los componentes más importantes de la felicidad, hemos de pensar que hay elección. Tenemos aquí un gran ámbito para ejercitar nuestra libertad, nuestras opciones. Insistamos en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s