El presente

Demostración por reducción al absurdo (2)

¿Cómo podemos detectar el absurdo en nuestras vidas?

Parece claro que si nos damos cuenta de que hemos caído en un despropósito vital nos corresponde cambiar nuestros planteamientos, redefinir nuestro proyecto personal.

El problema puede ser detectar este absurdo, este despropósito. Estamos tan acostumbrados a vivir nuestra vida que puede llegarnos a parecer normal cualquier situación que no desentone con lo hecho hasta el momento.

La solución está en abrir bien los ojos, poner la atención en el presente, dejando atrás el pasado y pensando que el futuro nunca llega, que se construye a golpe de “ahoras”, que el presente de más adelante es la consecuencia de nuestras acciones en el presente actual. La solución está en “habitarnos”.

Nos jugamos la vida con nuestro proyecto vital, no podemos fallar. Debemos detectar si hemos llegado a un sinsentido, debemos resolver nuestros absurdos.

También la visión externa nos puede ayudar, nuestros amigos, la gente que nos quiere, pueden y deben colaborar en el diagnóstico de la situación, en el análisis del problema.

En este blog encontrarás algunas entradas que hablan de esto, entradas ya publicadas, entradas que publicaremos. En esto estamos y para esto contamos con la ayuda de todos los sabios que podamos encontrar, pero sobre todo tenemos que contar con nosotros mismos. Donde siempre habrá alguien que nos podrá ayudar es en nuestro interior. Si queremos encontrar una mano amiga busquemos donde se acaba nuestro brazo.

2 pensamientos en “Demostración por reducción al absurdo (2)

  1. Cuanta sabiduría en tus palabras.

    Cuantas veces pasamos delante de un paisaje sin admirarlo siquiera, ya lo hemos visto muchas veces en fotos.

    O ya no nos sorpende ver el cadáver cubierto por una sábana en la televisión (es un ser humano!!!!!) o en cualquier conflicto bélico…

    La rutina y la repetición hasta la saciedad de las cosas han hecho de nosotros unos autómatas.

    Deberíamos pararnos de vez en cuando a saborear un helado, a difrutar del canto de un ruiseñor, de admirar la arquitectura de nuestra sociedad…

    Menos mal que tengo gente a mi lado que me dice cuando estoy pasando por la vida como un cohete.

    Saludos Gorgonitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s